Querer no siempre es poder

Realmente soy un soñador práctico; mis sueños no son bagatelas en el aire. Lo que yo quiero es convertir mis sueños en realidad. Mahatma Gandhi

Titulaba mi post del 29 de Octubre con la frase “Querer es poder”.  @Antonio Pamos comentó en Twitter sobre esta afirmación que “es una mentira peligrosa”.

Agradezco a Antonio Pamos su sinceridad y comparto con él la creencia de que afirmaciones como estas son peligrosas porque pueden crear frustración en todos aquellos que, queriendo conseguir alguna cosa, no llegaron a conseguirla.

Utilicé una frase hecha como titular de mi post porque resumía muy bien lo que quería transmitir en aquella ocasión. Pero estoy en sintonía con los que piensan que las cosas no se consiguen con sólo desearlas y que, para hacer realidad nuestros objetivos, hace falta algo más que desearlos «muy fuerte».

A partir de este punto he estado pensando sobre el tema y quiero compartir mis conclusiones, abiertas como siempre a vuestras aportaciones.

¿Qué ingredientes necesitas para conseguir hacer realidad tus objetivos?

  1. El deseo; encapríchate con hacer realidad tus sueños.
  2. Creer en ti; piensa que lo puedes conseguir. Imagínate a ti mismo viviendo el triunfo.
  3. Talento y capacidad real. Es importante que conozcas tus fortalezas y analices qué habilidades todavía no tienes y cómo las puedes desarrollar.
  4. Un plan para conseguir tus deseos. Trabajar en él con constancia y serenidad. En la mayoría de los casos los objetivos no se consiguen de la noche a la mañana.
  5. Haz. Todo lo anterior se queda en nada sin el hábito de hacer. Como dice Berto Pena en su post 20 ideas para desarrollar el hábito de hacer «eres tú, soy yo, quienes los tenemos que ejecutar. Nos tenemos que poner a ello«.
  6. No permitas que el miedo te paralice. El «Precipicio del Éxito» en ocasiones da vértigo. En esas situaciones te invito a sobreponerte y dar el siguiente paso.
  7. Flexibilidad. Como decía en un post anterior, no existen los fracasos. Tus decisiones y acciones traen como consecuencia resultados y si analizas esos resultados obtienes información muy útil para ir haciendo ajustes en tus planes.
  8. Disfruta del viaje. Eduard Punset en su libro “El viaje a la felicidad”, nos cuenta que la felicidad a veces está escondida en la sala de espera de la felicidad. Sin perder de vista el objetivo, camina disfrutando, sintiéndote feliz día tras día por estar donde quieres estar es la manera de llegar a tu objetivo.

¿Piensas que el pájaro kiwi ha hecho realidad sus sueños?

Autoconocimiento con visión de futuro

por: Chrischappelear

por: Chrischappelear

La idea del auto-conocimiento no es nueva, más allá del siglo VI a.C., fue inscripto en el pronaos del templo de Apolo en Delfos.

En nuestros días, el más popular defensor del auto-conocimiento es Daniel Goleman, quien nos lo presenta como uno de los cinco pilares básicos que construyen la inteligencia emocional.

Goleman define auto-conocimiento como identificar los pensamientos, los sentimientos y la fortaleza de cada uno, y notar cómo influyen en las decisiones y las acciones.

Esto incluye:

  • Conciencia emocional: Reconocer nuestras emociones y sus efectos.
  • Valoración adecuada de mí mismo: Conocer nuestras fortalezas y debilidades.
  • Confianza en nosotros mismos: Seguridad sobre nuestras capacidades y sobre nosotros.

Cuando estamos decidiendo sobre nuestro futuro puede ser interesante comenzar por conocernos en profundidad. Entendernos, aceptar nuestra realidad actual.

Podemos preguntar a amigos y conocidos sobre nuestras fortalezas y capacidades. Aunque nuestra mente es suficientemente poderosa como para darnos la información necesaria sobre nosotros mismos, escuchar la opinión de otros puede ser inspirador.

No reduzcas tu identidad a la historia pasada, pregúntate sobre tus pensamientos y tus sentimientos, sé crítico con tus creencias y trata de descubrir si existe alguna actividad con la que disfrutas de una manera especial, con qué tipo de ocupación pierdes la noción del tiempo.

El conocerte en profundidad es una poderosa herramienta para ir asumiendo retos en el presente que nos acerquen a nuestros objetivos futuros.

¿Qué es PNL?

En el libro Introducción a la Programación Neurolingüística de Joseph O´Connor y John Seymour aparece “La conferencia de los tres minutos”.

Si la PNL tuviera que ser resumida en una conferencia de tres minutos, sería algo así: el conferenciante entraría y diría:

-Señoras y señores, para tener éxito en la vida tienen que recordar tan sólo tres cosas.

  • En primer lugar, saber lo que quieren; tener una idea clara de qué meta quieren alcanzar en cada situación.
  • En segundo lugar, estar alerta y mantener los sentidos abiertos de forma que se den cuenta de lo que están obteniendo.
  • En tercer lugar, tener la flexibilidad de ir cambiando su forma de actuar hasta que obtengan lo que querían.

OBJETIVO

AGUDEZA

FLEXIBILIDAD

Y se marcharía.

Fin de la conferencia.

Por ejemplo una joven patinadora, que quiere conseguir medalla en las próximas olimpiadas, tendrá que saber con claridad qué  metas quiere alcanzar. Empezarí­a por pensar en su objetivo tan específicamente como le sea posible. Cuanto más completa esté la idea de lo que quiere, más fácil será para su cerebro advertir las oportunidades para lograrlo.

Otro factor importante es el adiestramiento de la agudeza sensorial. La perfecta comunicación con nosotros mismos es la mejor fuente de información. Para poder cambiar las cosas es necesario darnos cuenta de lo que estamos sintiendo, pensando y haciendo.

Desarrollando al máximo nuestra agudeza obtendremos las claves que nos conducen a la transformación deseada.

Y por último flexibilidad. Lo creamos o no existen muchos caminos para llegar a nuestro objetivo. Nuestra patinadora tiene que encontrar el suyo. Este camino va surgiendo de la elección entre distintas opciones, del ensayo y el error, de la búsqueda constante de nuevas opciones.

Os dejo con la estrella surcoreana de patinaje artístico, Kim Yu-na:

Aprender a aprender

Aprender es intentar y equivocarnos. Tomar la respuesta correcta suele llevarnos varios intentos. Esto lo saben muy bien todas las personas que se han enfrentado al aprendizaje de un instrumento musical. Conseguir que una melodía suene maravillosa necesita de muchas malas versiones.

Porque se aprende mucho más de nuestros errores que de nuestros éxitos. Fallar puede ser una fantástica opción para obtener la información necesaria para alcanzar nuestros objetivos.

Para lograr lo que nos proponemos lo primero es ponernos manos a la obra. Probablemente en los primeros intentos cometamos errores. Ya sabemos que aprender implica experimentar. Lo siguiente es analizar de forma natural y positiva lo sucedido con el fin de obtener información que nos ayude a acercarnos a nuestro objetivo. Con dicha información volver a ponernos manos a la obra, probablemente cometamos más errores y nuevamente obtendremos más información. Lo importante es seguir explorando con la certeza de que no estamos condenados a equivocarnos siempre y terminaremos por alcanzar nuestros objetivos.

El coaching puede ayudarte a encontrar de manera eficaz la información que necesitamos para alcanzar tus objetivos.

Te dejo con este maravilloso video. !Que lo disfrutes!