GTD como Herramienta de Coaching

 

Es mejor cojear por el camino que avanzar a grandes pasos fuera de él. Pues quien cojea en el camino, aunque avance poco, se acerca a la meta, mientras que quien va fuera de él, cuanto más corre, más se aleja. San Agustín

Todas las sesiones de coaching tienen un objetivo y en muchas ocasiones la forma de conseguir dicho objetivo consiste en llevar a cabo algún proyecto. Cuando me he encontrado con un proyecto complejo en el que mi cliente se siente confuso he utilizado como estructura de la sesión de coaching, con muy buenos resultados, la planificación natural de proyectos de GTD. Porque, aunque GTD no es gestión de proyectos, utilizar el método de planificación natural en una sesión de coaching te permite:

  • Desarrollar y mantener un plan eficaz de acción coherente con los valores de nuestro cliente
  • Definir acciones encaminadas al logro de un objetivo concreto
  • Reforzar la capacidad de actuar y romper con la procrastinación
  • Encontrar nuevas posibilidades de acción de forma creativa
  • Explorar ideas y soluciones alternativas, evaluar opciones, consolidar información y tomar las decisiones correspondientes

Sin olvidar nunca que en una sesión de coaching el camino no lo decide el coach y que es muy importante respetar el estilo y los procesos mentales de nuestro cliente, el tipo de preguntas que propongo siguiendo el modelo de planificación de proyectos de GTD  para una sesión de coaching sería el siguiente:

1. Comienzo haciendo preguntas sobre el Propósito:

  • ¿Para qué quieres hacer esto?
  • ¿Qué criterios te mueven?
  • ¿Qué significado tiene realmente este asunto?
  • ¿Qué será diferente cuando termines con el proyecto?
  • ¿Qué impacto tendrá? ¿Qué habrá cambiado?
  • ¿Cuáles son los valores que están asociados a este proyecto?
  • Cuando tu proyecto este completado, ¿qué sentirás?

2. Pregunto sobre la Misión, la Visión, la Meta y el resultado:

  • ¿Cómo es el proyecto terminado? Dame detalles
  • ¿Qué ves cuando el proyecto está terminado?
  • ¿Qué te dicen cuando has llevado a término tu proyecto?
  • ¿Cómo es tu proyecto si nada puede fallar?
  • ¿Qué depende de ti para que tu proyecto sea un éxito?
  • ¿Qué otras personas quieres involucrar en tu proyecto?
  • ¿Necesitas algún tipo de apoyo para completar el proyecto?

3. Lluvia de ideas:

  • ¿Qué es todo lo que se te pasa por la cabeza sobre este proyecto?
  • ¿Y qué más? ¿Qué más? ¿Y qué más?…

4. Organizar:

  • ¿Has identificado subproyectos?
  • ¿Cuáles son las acciones que quieres llevar a cabo de tu lluvia de ideas?
  • ¿Hay acciones que debas realizar en un día o una hora especifica?
  • ¿De qué forma vas a revisar que estas llevando a cabo las acciones que quieres realizar para tú proyecto?
  • ¿Puedes delegar? ¿A quién /o quiénes?

5. Acciones siguientes:

  • ¿Qué acciones concretas quieres hacer para conseguir tu objetivo?

Si tienes algún proyecto entre manos, te animo a que uses este método y me cuentes tu experiencia.

La Contribución de Rosa Matías al Coaching para Jóvenes

En esta sección invito a amig@s, de l@s que he conocido estos últimos años gracias a las redes sociales, a que me acompañen en mi proyecto de ayudar a los jóvenes a tomar mejores decisiones, pidiéndoles para ello que rellenen un cuestionario con tres sencillas preguntas.

Hoy tenemos la contribución al Coaching para Jóvenes de Rosa Matías (@wellcomm en Twitter). Ella, además de periodista y coach ejecutiva, es consultora de comunicación, innovadora, bloguera, formadora y retadora.

Una profesional que cree en el buen periodismo, en el talento oculto de las personas, en la capacidad de transformación individual y en los nuevos retos y horizontes. Uno de sus retos es wellcommunity, un proyecto pensado por y para profesionales de la comunicación, en un contexto de diálogo, dignidad y futuro.

Y sin entretenerte más, aquí te dejo a Rosa:

1) ¿Qué pregunta, o preguntas, te habrían ayudado a tomar mejores decisiones en el aspecto personal cuando eras joven?

Seguramente aquellas que me hicieran reflexionar sobre lo que realmente me divertía y me motivaba, aquellas que podían reforzar mi autoestima en un momento vital caracterizado por la duda permanente. Quizá también las que te proyectan al futuro, a dibujar una meta personal ligada a situaciones de felicidad.

2) ¿Qué pregunta, o preguntas, te habrían ayudado a tomar mejores decisiones en el aspecto profesional cuando eras joven?

Desde luego no las que por entonces nos hacíamos orientadas a las posibilidades laborales de tal o cual profesión. Creo que hoy en día lo importante es identificar bien tus habilidades y tratar de reforzarlas a través de la formación para llegar a convertir esa pasión en tu manera de ganarte la vida. Y por supuesto, igual que en el aspecto personal, tratar de identificar qué te hace feliz, qué te motiva a superarte, qué te divierte más.

3) ¿Cuáles son, según tu opinión y experiencia, las claves del éxito profesional y/o personal que debería tener en cuenta un joven?

  • Nada duradero e interesante se consigue sin esfuerzo
  • El éxito se consigue cada día; no es una meta, es más bien el camino, disfruta!!
  • El conocimiento no es suficiente si no va acompañado de habilidades sociales básicas que te permitan interactuar en un mundo enorme y cada vez más interconectado
  • Versatilidad, creatividad, adaptación al cambio como factores clave del éxito en el futuro

Muchas gracias, Rosa 🙂

Qué te dice la PNL sobre tus proyectos

En la guerra, como en el amor, para llegar al objetivo es preciso aproximarse. Napoleón Bonaparte

Todas las personas utilizamos filtros para escoger, estructurar y organizar de manera interna la información proveniente del exterior. En PNL a esos filtros los llamamos Metaprogramas. Conocer los metaprogramas nos permiten distinguir estilos de comportamientocomunicar mejor, motivar y desarrollar el potencial de otras personas. Son muchísimos los metaprogramas, pero hay uno que personalmente me parece critico tanto para el coaching como para liderar personas. Es el llamado Afrontar/Eludir porque, si conoces la forma en la que las personas se enfrentan a sus problemas, podrás ayudarles a conseguir sus objetivos.

  1. Si eres una persona de Afrontar enfocaras tu atención en lo que deseas sin prestar demasiada atención a los inconvenientes y te motivas con la visión del resultado. La mayoría de los vídeos motivacionales, la publicidad y los discursos de los políticos están pensados para este tipo de personas
  2. Si eres una persona de Eludir te centraras en prevenir las dificultades, necesitas tener controlada la situación, analizar los riesgos y estarás motivado cuando conozcas los inconvenientes de no conseguir tus objetivos. Si eres de este tipo de personas te concentraras en los problemas que hay que eludir antes de ilusionarte con lo que lograras si consigues tu objetivo

Es muy probable que generes rechazo en una persona con un marcado estilo Eludir  si le ofreces la visión del logro sin antes darle la opción para analizar la situación. Pensará que estás  soñando, que eres infantil o manipulador, y que de los deseos a las realidades siempre hay múltiples aspectos que hay que analizar antes de celebrar la victoria.

Aunque yo diría que los jóvenes , en su mayoría, utilizan metaprograma Afrontar, es decir, se motivan sintiendo que consiguen su objetivo, identificando lo que desean, teniendo una visión clara de hacia dónde quieren ir e imaginando que se hacen realidad sus deseos. También he conocido jóvenes, de metaprograma Eludir, que preferían analizar en profundidad todos y cada uno de los posibles problemas o dificultades con las que se podría encontrar antes de ponerse en movimiento.

Siempre que hablamos de metaprogramas hay que tener en cuenta que, entre el blanco y el negro hay toda una gama de grises, que no todos somos iguales, que todas las visiones son útiles y que es frecuente que utilicemos diferentes metaprogramas para diferentes entornos. Cada uno de nosotros tenemos nuestra propia forma de motivarnos, un metaprograma preferente, pero complementar los dos estilos puede ampliar nuestra percepción del mundo y aumentar  las posibilidades de conseguir nuestros objetivos.

¿Qué tipo de metaprograma crees que es el preferente de esta chica?

GTD para Jóvenes

por: Tommy Sollén

“Así como el caos tumultuoso de una tormenta trae una lluvia nutritiva que permite que todo florezca, así también, en los asuntos humanos, las épocas de grandes avances se ven precedidas por tiempos de desorden. El éxito llegará para quienes sepan afrontar la tormenta.” CHING

El método Getting Things Done (GTD) es un sistema de productividad personal creado por David Allen, nominado por Forbes como uno de los cinco mejores Coach del mundo.

Se trata de una metodología que te aporta control sobre  tu entorno y la perspectiva necesaria para tomar las decisiones correctas en todo momento.

GTD es mucho más que un conjunto de técnicas encaminadas a administrar de forma optima nuestro tiempo. Desde mi punto de vista, se trata de todo un entramado que busca mantenerte en un estado que te permita expresar lo mejor de ti mismo, tanto a nivel personal como profesional.

Todos conocemos a jóvenes que obtendrían mejores resultados simplemente organizándose mejor.

A grandes rasgos, organizarse siguiendo la metodología GTD significa:

  1. Recopilar: Capturar (tomar nota fuera de tu mente) todo aquello que capte tu atención
  2. Procesar: Decidir específicamente lo qué significa cada cosa recopilada y qué hacer con ella
  3. Organizar: Agrupar en contenedores específicos en función de la decisión tomada al procesar
  4. Revisar: Con la frecuencia que sea necesaria, cada vez que tienes que tomar una decisión sobre qué hacer. También de forma periódica para mantener el sistema al día
  5. Hacer: Aprovechar que lo tienes todo bajo control para centrarte en aquellas acciones que tengan sentido en cada momento y lleva a cabo la tarea

Ir con decenas de cosas en la cabeza sin tener claro lo que tienes que hacer en cada momento, olvidar tus compromisos, vivir con tensión constante y buscar la improvisación para salir del paso, son algunas de las cosas que pasan a la historia cuando usas GTD.

Como dijo John Schaar,  el futuro no es un lugar al que nos dirigimos, sino uno que estamos creando. Las sendas no se encuentran, se construyen. Y el hecho de construirlas cambia tanto al constructor como su destino final.