Inteligencia Colectiva y Diversidad

por: Tom Magliery

por: Tom Magliery

“Lo que me parece bello, lo que me gustaría hacer, es un libro sobre nada, un libro sin ataduras exteriores,…; un libro que apenas tendría argumento o, por lo menos, cuyo argumento sería casi invisible, si algo así es posible”

Gustave Flaubert. Carta a Louise Colet, 16 de enero de 1852 Fuente: fragmentos escrito

Este post pertenece a una conversación que promueven hobestncuentraBegirada y que puedes seguir en twitter con hashtag #begifem

Cuando pienso en escribir una colaboración sobre feminismo + transformación organizacional lo primero que me planteo es la necesidad de actualizar lo que significan estos dos conceptos a día de hoy. Para mí, son de esos conceptos que necesitan ser reciclados. Trataré de explicarme para así poder entenderme y hacerme entender.

Por un lado, aquellas mujeres que lucharon por el derecho a la educación, al voto y, en definitiva, el derecho a la igualdad, peleaban contra las creencias y los valores de la mayoría de la sociedad. A día de hoy, y hablo de mi entorno únicamente, aunque queden muchos compromisos que renegociar, hombres y mujeres compartimos el deseo de crear una sociedad en la que los niños y las niñas tengan las mismas oportunidades y que, cuando les toque hacerlo, estén preparados para compartir la responsabilidad de construir una sociedad más justa. Yo personalmente no recuerdo haberme sentido discriminada y comparto con la gran mayoría, por no decir la totalidad, de los hombres que conozco un profundo sentimiento de repugnancia por la violencia de género, por las terribles situaciones de abuso, por la desigualdad de oportunidades y por las injusticias.

Con esto quiero decir que el feminismo no es lo que era.

Por otro lado, transformación organizacional. Estamos viendo cómo las estructuras sólidas se tienen que adaptar a los tiempos líquidos y cómo los tradicionales métodos jerárquicos para introducir cambios en las organizaciones son ineficientes. A día de hoy sabemos que, si un sistema es estable es resistente al cambio y que las personas solo cambian si quieren hacerlo.

Con esto quiero decir que el concepto de transformación organizacional no es lo que era.

La hibridación de estos conceptos, feminismo + transformación organizacional, me lleva a reafirmarme en la idea de que el auténtico cambio a día de hoy, organizacional o social, tienen que ver con las personas y con la inteligencia colectiva.

El cambio que hoy necesitamos, comienza por el cambio personal, continúa con una renegociación de compromisos y termina con un cambio estructural y social; y no al contrario.

El cambio que la mayoría de nosotros queremos ver en la sociedad y en las organizaciones tiene que ver con personas más felices que se aceptan tal y como son, se enriquecen con la diversidad y crean lazos humanos de suma positiva. Y, en mi opinión, todo empieza por descubrirnos a nosotros mismos, aceptar nuestra identidad y constatar que somos diferentes a los roles preestablecidos. Porque cuando nos damos cuenta de que ninguno de nosotros se ajusta a “un molde”, nos damos cuenta también de que nos enriquecemos y nos complementamos unos a otros.

En mi opinión, el verdadero cambio, organizativo o social, llegará cuando superemos la simplificación que implica dividir a la sociedad en hombres y mujeres, tomemos conciencia de que existen múltiples formas de ser persona y descubramos toda la riqueza que encierra la diversidad del ser humano.

Si prefieres la mala suerte no leas esto

suerte por Amarand Agasi«No se trata de que las personas de éxito sean felices, sino de que las personas felices tienen más éxito» Richard Wiseman

Tener la actitud adecuada puede ser la clave para la buena suerte. Richard Wiseman en su libro «Nadie nace con suerte: el primer estudio científico que enseña a atraer y aprovechar la buena fortuna» nos dice que las personas con «buena suerte» tienen actitudes y comportamientos parecidos y aquellos que tienen «mala suerte» tienden a presentar rasgos opuestos.

El Dr. Wiseman ha realizado experimentos con cientos de personas y su investigación le ha llevado a concluir que la gente no nace con suerte, sino que la atrae y aprende a controlarla e incluso a aumentarla.

Para preparar el cóctel de la buena suerte de Wisman necesitas:

  • Disfrutar de un pensamiento optimista
  • Vivir favoreciendo que sucedan cosas positivas
  • Ser flexible ante la vida
  • Mantenerte atento a las oportunidades que se te presenten
  • No repetir el sitio de vacaciones
  • Aprender técnicas de relajación
  • Combatir los sentimientos negativos
  • Fomentar las relaciones con tus amigos y ampliarlas
  • Mostrar una buena imagen
  • Ofrecer un lenguaje no verbal cautivador
  • Dividir las metas en etapas

Los cuatro principios que caracterizan a las personas afortunadas son:

  1. Maximizan las oportunidades cuando surgen, saben ver, aprovechar y crear oportunidades. Son expertas en crear, fijarse y actuar de acuerdo con las oportunidades. Tienen una actitud abierta hacia la vida y las personas.
  2. Son muy efectivas a la hora de prestar atención a su intuición y trabajan para estimular sus habilidades intuitivas.
  3. Tienen confianza y esperan un resultado positivo. Crean una serie de profecías de autorrealización.
  4. No permiten que las dificultades les dobleguen, gracias a su actitud transforman la mala suerte en buena. Actúan para tomar el control de la situación cuando las cosas son desfavorables y ven el lado positivo de lo que ocurre.

Si como vemos la «buena suerte» depende de uno mismo y es nuestro comportamiento y nuestra actitud la que determina nuestra buena fortuna, parece evidente que, podremos mejorar nuestro destino realizando ajustes en determinadas actitudes.

Te dejo unas pocas preguntas por si quieres pensar más detenidamente sobre este tema:

¿Cómo haces para ver, aprovechar y crear oportunidades?

¿De qué maneras puedes estimular tu intuición? ¿Cómo vas a gestionar tu intuición para que sea más efectiva?

Cuando esperas resultados positivos ¿Qué haces? ¿Cómo te sientes? ¿Qué acciones concretas emprendes?

¿Cuáles son tus recursos para superar dificultades?

¿Qué tiene de positivo tu situación actual? ¿Qué vas a hacer para aprovecharlo?

Un nuevo año para lo que tu quieras

Quiero empezar el año deseándote lo mejor para este 2013 que tenemos recién estrenado.

También quiero felicitarte por todo lo que has conseguido hasta ahora y animarte a seguir buscando la manera de hacer realidad tus deseos.

Aprovecho este día para dejarte el «Top 10» de lo más leído durante el 2012 en este blog:

Decide tu futuro profesional

El poder de la imaginación

Coaching para la Educación del Futuro

Coaching y Modelos Mentales

La Esencia del Coaching para Jóvenes

Un examen de Inteligencia Emocional

 

Qué te dice la PNL sobre tus proyectos

Coaching: Liderar el cambio en las organizaciones con Robert Dilts

Coaching y Entrevista de Incidentes Críticos

Liderazgo Joven e Inteligencia Colectiva

Y para terminar este post y empezar el año, un video: «Esta es tu vida. Haz lo que amas, y hazlo con frecuencia.»

 

El Trabajo: Cambiando Creencias

“Si no cambias la creencia de la gente de que puede influir en su futuro, nada de lo que hagas servirá”. Mwalimu Musheshe

La creencia de que no podemos influir en nuestro futuro se propaga, como si se tratara de un virus, afectando a jóvenes y no tan jóvenes. Recortes y malas noticias, han hecho que muchas personas piensen que su situación profesional no dependa de ellos sino de la coyuntura actual y del azar.

El trabajo del coach, entre otras cosas, ayuda a cambiar creencias que pueden estar impidiendo que las personas muestren su talento. Una técnica, desde mi punto de vista, muy eficaz para el cambio de creencias es «The Work», de Byron Katie.

Aplicar «The Work» consiste en utilizar cuatro preguntas y las sub-preguntas apropiadas. Os dejo un breve ejemplo con la creencia: » No puedo influir en mi futuro»

1. ¿Es verdad que no puedes influir en tu futuro?

  • Si la respuesta es, continuas con la pregunta número 2
  • Si la respuesta es NO, continuas con la pregunta número 3

2. ¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza que no puedes influir en tu futuro?

3. ¿Cómo reaccionas, qué sucede, cuando crees que no puedes influir en tu futuro?
Algunas sub-preguntas podrían ser:

  • ¿Qué emociones trae el que creas que no puedes influir en tu futuro?
  • ¿Qué imágenes futuras ves cuando crees en este pensamiento?
  • ¿Qué sientes físicamente cuando crees que no puedes influir en tu futuro?
  • ¿Cómo te comportas cuando piensas que no puedes influir en tu futuro?
  • ¿Quién eres cuando piensas que no puedes influir en tu futuro?
  • ¿Quién serías sin el pensamiento de que no puedes influir en tu futuro?

4. ¿Quién serías sin el pensamiento de que no puedes influir en tu futuro?

  • Contempla, usando tu imaginación, quien eres, que sucede, qué ves,qué haces, qué dices y qué te dicen sin el pensamiento de que no puedes influir en tu futuro.

Invierte el pensamiento

1´. ¿Es verdad que puedes influir en tu futuro?

  • Si la respuesta es Sí, continuas con la pregunta número 2´
  • Si la respuesta es NO, continuas con la pregunta número 3´

2´. ¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza que puedes influir en tu futuro?

3´. ¿Cómo reaccionas, qué sucede, cuando crees que puedes influir en tu futuro?
Algunas sub-preguntas podrían ser:

  • ¿Qué emociones trae el que creas que puedes influir en tu futuro?
  • ¿Qué imágenes futuras ves cuando crees que puedes influir en tu futuro?
  • ¿Qué sientes físicamente cuando crees que puedes influir en tu futuro?
  • ¿Cómo te comportas cuando piensas que puedes influir en tu futuro?
  • ¿Quién eres cuando piensas que puedes influir en tu futuro?

4´. ¿Quién serías sin el pensamiento de que puedes influir en tu futuro?

  • Contempla, usando tu imaginación, quién eres, qué sucede, qué ves, qué haces, qué dices y qué te dicen sin el pensamiento de que puedes influir en tu futuro.

Invierte de nuevo el pensamiento si fuera necesario. Encuentra por lo menos tres ejemplos específicos y genuinos de cómo cada inversión es verdad para ti.

Hacer este «trabajo» te ayudará a ganar conciencia sobre la situación y también sobre la influencia que tienen las creencias en tus actos, porque como dijo Robert Michels, «no importa que un hecho sea falso; si es considerado cierto, es cierto en sus efectos».

Te dejo a continuación el vídeo en el que Peter Senge habla de la frase de Mwalimu Musheshe.

 

Reciclando Creencias

Por: macfacizar

15.00: …Me caigo en una zanja abierta por la Compañía Catalana de gas.

15.02: Me caigo en una zanja abierta por la Compañía Hidroeléctrica de Cataluña.

15.03: Me caigo en una zanja abierta por la Compañía de Aguas de Barcelona.

15.04: Me caigo en una zanja abierta por la Compañía Telefónica Nacional.

15.05: Me caigo en una zanja abierta por la asociación de vecinos de la Calle Córcega.

15.06: Decido prescindir del plano heliográfico ideal y caminar mirando dónde piso…”

Fragmento de la novela «Sin noticias de Gurb», de Eduardo Mendoza.

Vivimos un momento económico muy duro que parece no tener solución a corto plazo. La coyuntura económica nos afecta a todos pero especialmente a los jóvenes. Empezamos el 2012 con la sospecha de que los modelos que hemos creído validos ya no sirven y con la preocupación de no tener la receta mágica que resuelva esta situación.

Por este motivo, creo que este año tendremos que  pensar de forma creativa, innovar, probar, experimentar, intentar hacer cosas nuevas de manera distinta, cambiar los modelos mentales, desaprender y aprovechar nuestro sentido crítico.

Yo he decidido empezar por desaprender. Creo que me resultará útil hacer limpieza y tirar muchas ideas y creencias que a día de hoy no tienen sentido.  Para mí, es el momento de prescindir de mi mapa de ruta ideal y empezar a caminar mirando con nuevos ojos por dónde camino.

Para ello he pensado crear cuatro contenedores imaginarios en los que ir tirando de forma figurada todas las «cosas» que me estan dificultando afrontar el 2012 con un nuevo enfoque.

  • Contenedor azul: Para tirar todas «las etiquetas» que tanto yo como otras personas han ido definiendo lo que soy. Para las creencias inútiles sobre mí misma y los miedos heredados
  • Contenedor amarillo: En él pienso tirar todas las ideas preconcebidas que tengo sobre otras personas
  • Contenedor marrón: Para tirar el desánimo y los pensamientos negativos.
  • Contenedor verde: Será en el que tire las creencias sobre las instituciones, asociaciones, organizaciones y empresas.
  • Contenedor gris: Para tirar algunas palabras como «nunca», «siempre» o «todo el mundo», y el contenido de otras como «liderazgo», «talento», «flexibilidad», «conciliación», «éxito» ,»experto» …

Y después de haber tirado todo lo inútil empezaré a aprender de nuevo. Probablemente volveré a ver que algunas cosas siguen siendo como antes, pero seguro que también aparecerán nuevas realidades que me sorprenderán, unas veces favorablemente y otras no tanto.

Si a ti también te apetece hacer limpieza, compartiré con gusto los contenedores contigo. Te animo a que tires todo lo que no te sirva y ¡a por el 2012!