Por Qué Aprender no es un Castigo

A todos los jóvenes que pensáis que aprender es un castigo propio de vuestra edad os diría que aprender, para mí, es algo mucho más profundo que memorizar datos o adquirir información.

El aprendizaje es el proceso por el que me acerco cada vez más a ser la persona que quiero ser.

Creo que el verdadero aprendizaje es transformador. A partir de nuevos conocimientos podemos hacer cosas que antes no podíamos. Nuestra realidad personal cambia y esto nos permite crear nuevas estrategias y tener nuevas experiencias.

Aprender nos permite ver una misma situación de forma diferente pero también nos exige un esfuerzo.

¿Te has parado a pensar alguna vez qué necesitas para disfrutar del aprendizaje?

Personalmente prefiero el aprendizaje en entornos colaborativos en donde no sólo aprendo y comparto sino que también me divierto y creo lazos basados en el respeto mutuo.

Para poder aprender necesito tener claro mi objetivo y conocer mis motivos. Y necesito también hacer lo que he aprendido, necesito practicar.

Si quieres saber lo que dicen los expertos sobre cómo debe ser el aprendizaje te invito a ver esta entrevista  a Roger Schank :

Coaching, Pensamiento Sistémico y Modelos Mentales

por: darkmavis

Los modelos mentales son las imágenes, supuestos e historias que llevamos en la mente acerca de nosotros, los demás, las instituciones y todos los aspectos del mundo. Como un cristal que distorsiona sutilmente nuestra visión, los modelos mentales determinan lo que vemos. (…) Pero como los modelos mentales suelen ser tácitos, y existen por debajo del nivel de la conciencia, rara vez son sometidos a verificación y examen.» Peter Senge. La Quinta Disciplina.

Nuestras creencias están fuertemente arraigadas en nosotros, dirigen nuestros actos y son muy útiles para dar significado a nuestras experiencias.

Decía Albert Einstein que no podemos resolver un problema en el mismo nivel de pensamiento en el que se creó.  Esto hace que en ocasiones no sea posible conseguir nuestros objetivos sin un cambio en alguno de nuestros modelos mentales.

Se trata de ver una misma situación de forma diferente. En ocasiones el paso decisivo para alcanzar nuestros objetivos es separar nuestras presuposiciones de los hechos que están sucediendo.

Una de las cosas que más me gustan de los jóvenes es su capacidad para estar en continua evolución, y su facilidad para cuestionarse todo aquello que no tiene sentido para ellos.

Una buena estrategia para tomar conciencia de nuestros propios modelos mentales es tratar de entender los modelos metales de las personas que piensan distinto de nosotros.

Te dejo algunas preguntas que te pueden ayudar a reflexionar en el caso de que tus modelos metales estén boicoteando tus objetivos:

  • ¿Cuáles son mis presuposiciones respecto al problema?
  • ¿De qué otro modo me podría plantear estos mismos hechos?
  • ¿Hasta qué punto es importante seguir manteniendo esta creencia?
  • ¿Lo que pienso sobre los acontecimientos me ayuda a conseguir mis objetivos?
  • ¿Qué tipo de pensamiento sería útil tener en esta situación?
  • ¿Me puedo imaginar algún acontecimiento que contradiga mi creencia?
  • ¿Si tuviera parte de razón, qué parte cuestionaría?

Coaching Para Descubrir Tu Sueño

por: xtream_i

Descubrir cuál es tu sueño es fundamental para diseñar tu futuro profesional.

Por ese motivo, hoy quiero compartir contigo una de las técnicas que utilizo en las sesiones de coaching para descubrir “El Futuro” que te ilusiona.

La actividad consiste en crear una estrategia creativa construida a partir de tres posiciones.  La dinámica se lleva a cavo de forma circular, esto es, que repetimos el proceso todas las veces que sea necesario hasta haber encontrado “Nuestro Sueño”

Primera posición: Empezamos por sentarnos cómodamente frente a una pantalla de cine imaginaria. En esta pantalla el joven visualiza su vida futura.

En esta fase todo vale y tendremos en cuenta todas las ideas por ilógicas que parezcan.

El joven fabrica una historia en la que todo es posible y disfruta viendo cómo se desarrollan los acontecimientos de su historia. Empieza por el presente y avanza en el tiempo viendo cómo consigue hacer realidad todo aquello que se propone.

Después de ver la película “de su vida” hay que cambiar físicamente de lugar.

Segunda posición: Ahora el joven se sienta en otro lugar. En esta fase tiene que vivir mentalmente la película que ha visto. Ya no está viendo la película. En esta fase está dentro de la historia. Tiene que sentir cada etapa de su vida. Puede ayudarle cerrar los ojos. No es necesario que hable, tan solo siente y vive mentalmente su sueño.

En esta fase pueden aparecer nuevas ideas o modificar situaciones de la fase anterior. Se puede descartar todo aquello que no tenga sentido y añadir mentalmente acontecimientos que se consideren necesarios.

Después de vivir en primera persona su película, pasa a otro lugar.

Tercera posición: En esta fase el joven analiza todo lo que ha visto y sentido. Debe analizar su historia desde fuera, evaluar lo que ha visto y lo que ha vivido. Descubrir lo que funciona y lo que no funciona.

Después de haber pasado por las tres posiciones hay que testar el resultado con una simple pregunta.

  • ¿Tengo claro cuál es mi sueño?

Si la respuesta es afirmativa, se pasa a concretar acciones.

Si la respuesta es negativa, se repite el ejercicio volviendo de nuevo a la primera posición para hacer otra vez el recorrido completo.

Coaching Artesano y REDCA

Ha pasado un año desde mi adhesión a REDCA.

Reconozco la utilidad y el valor de la Consultoría, aunque la disciplina que yo trabajo no es la Consultoría sino el Coaching.

Como Coach no ofrezco soluciones, ya que el Coaching parte de la premisa de que el cliente es el experto en su vida y en su trabajo.

Mi misión, por tanto, no es aconsejar ni orientar sino estimular el auto-descubrimiento, ayudar a la identificación de recursos, fortalezas y habilidades para la consecución de resultados.

Sin embargo, sí que me siento profundamente identificada con los valores y formas de hacer de la Consultoría Artesana y por ello quiero hacerlos públicamente míos.

Si tú también compartes estos valores puedes adherirte en: Adhesiones

La declaración:

Somos profesionales que trabajamos por el cambio y la mejora de las organizaciones, un trabajo que suele englobarse bajo el término de consultoría. A esta denominación le añadimos un adjetivo que representa un atributo diferencial: hacemos consultoría artesana. Nos definimos como estructuras simples y autónomas, talleres más que fábricas donde abordamos proyectos de dimensión humana.

La consultoría artesana es una alternativa a la manera dominante de hacer consultoría que aporta nuevas perspectivas, enfoques y valores a la hora de abordar el cambio en las organizaciones. Se define, por tanto, mediante estas señas de identidad:

  1. Trabajamos con las personas. El conocimiento, la ilusión y toda la energía necesaria para el cambio y la mejora residen en las personas, una a una, pero también organizadas y en equipo. Por eso, más allá de clientes, decimos que trabajamos con personas y no con corporaciones.
  2. Nos gusta nuestro trabajo. Nuestra materia prima es el conocimiento, algo que no se genera con horario fijo o en espacios concretos. De ahí que no establecemos rígidas separaciones entre nuestra labor de consultoría y otras facetas de nuestra vida. Integramos nuestro trabajo como una actividad más de nuestro quehacer cotidiano.
  3. Colaboramos de manera abierta. Con cada caso y proyecto generamos conocimiento, pero nuestro valor no reside en atesorarlo, ni en métodos y técnicas privativas a resguardo de clientes y de otros profesionales, sino en abrirlo a nuestra comunidad.
  4. Somos red, que en buena parte se refleja y apoya en nuestros blogs y en los medios sociales en que participamos. A través de estos canales distribuimos y compartimos conocimientos, ideas e inquietudes.
  5. Somos una comunidad de práctica en la que aprendemos a través de conversaciones entre iguales, cuyo fundamento no está tanto en el qué sino en el cómo.

Estas características esenciales se traducen en las siguientes prácticas:

  1. Buscamos imprimir carácter y sentido personal a lo que hacemos, de manera que cada caso es un proyecto nuevo. En él incorporamos nuestra materia prima, el conocimiento abierto, así como el aprendizaje anterior y la experiencia renovada. En este marco, innovar no es una actividad instrumental sino un imperativo implícito.
  2. Aprendemos a través de la experimentación y del error, de la desviación y de la corrección del rumbo planificado, y nos renovamos con cada trabajo. Ya que el aprendizaje sucede antes, durante y después de cada proyecto, la acción y la revisión resultan imprescindibles para aportar soluciones.
  3. Buscamos divertirnos con cada trabajo porque para anclar y asimilar los aprendizajes es fundamental la ilusión y la emoción por el trabajo bien hecho. Por eso compartimos esta pasión con las personas con las que colaboramos.
  4. La diversidad es una de nuestras principales riquezas porque trabajamos con personas y aprendemos de lo diferente, no tanto de lo conocido. Incorporamos a nuestra red a quienes pueden aportar conocimiento, ideas y experiencia en sintonía con la manera de hacer propia de la consultoría artesana.
  5. Confiamos en la meritocracia como vía de desarrollo. Ser parte de una red posibilita buscar, para cada proyecto, las personas y los conocimientos idóneos, porque la prioridad reside en que el proyecto culmine con éxito. Sabemos que esto es lo mejor para nuestra reputación y fiabilidad a largo plazo y para construir relaciones de confianza con nuestros clientes.
  6. Abogamos por modelos no invasivos de acercamiento a los clientes, que se basen en prescripciones y referencias de proyectos anteriores como mejor carta de presentación.

Nuestros proyectos son nuestros talleres y cada resultado una pieza singular, consecuencia natural de haber sido desarrollada en un momento único, gracias a la experiencia renovada y al conocimiento conjunto y compartido. Esta particular manufactura sólo es posible desde algunos valores que consideramos básicos:

  1. Franqueza. Trabajar con personas en el mismo plano de colaboración nos facilita decir que no cuando por ética o viabilidad el proyecto no nos convence. Además, nos permite advertir mejor el error en la ejecución de cualquier proyecto.
  2. Pragmatismo que permite conciliar la vocación por el trabajo bien hecho con las circunstancias y requerimientos de cada proyecto, de manera que el mejor logro sea, también, el logro posible.
  3. Simplicidad que nos aporta concreción y capacidad de reacción. Articulamos cualquier estrategia a largo plazo mediante aproximaciones sucesivas que facilitan el conocimiento progresivo y mutuo con las personas con las que trabajamos.
  4. Sobriedad en infraestructuras y recursos, compromiso con el open source y con el conocimiento libre.
  5. Re(d)lación de confianza y perdurable que surge de trabajar con personas e implica establecer relaciones más allá de las contractuales del proyecto. En definitiva, incorporar a esas personas a nuestra red.

Quienes proponemos esta declaración, sus señas de identidad, prácticas y valores, nos organizamos mediante talleres. El taller concreta y da sentido a nuestra red abierta de consultoría artesana. Se define como una plataforma de re(d)lación en la que colaboramos profesionales de la consultoría, clientes y otras personas interesadas. El taller incorpora recursos, conocimientos, ideas e inquietudes que provienen de la práctica profesional y los abre a toda nuestra comunidad.

Alfonso Alcántara, José Miguel Bolívar, Anna Cabañas, Vicent González, Julen Iturbe-Ormaetxe, Carmen Jasanada, Manel Muntada, Nacho Muñoz, Dolors Reig, Amalio A. Rey, Miquel Rodríguez, María Jesús Salido, Luis (tic616)

26 de enero de 2010

El documento original en: Consultoría Artesana