La Contribución de Santiago García al Coaching para Jóvenes

SantiEs un lujo retomar esta sección con Santi García. Hace tiempo que le sigo, tanto en twitter como en su blog, y recientemente tuve el placer de conocerle en persona. Sonriente, amable y vital, me pareció una persona que no se rinde fácilmente cuando tiene frente a él un reto por el que vale la pena luchar y sospecho que no me equivoco, ya que entre sus aficiones están el montañismo y correr maratones.

Santiago García cuenta con una trayectoria profesional impresionante que incluye desde puestos directivos hasta la creación de empresas. Curioso e innovador, sigue muy de cerca, desde hace tiempo, las últimas tendencias que están cambiando el mundo y recientemente ha publicado, junto a Jordi Serrano, “El ocaso del empleo. Cómo sobrevivir en el futuro del trabajo”, un libro de muy recomendable lectura para todos y esencial para que los jóvenes entiendan el nuevo escenario laboral y tomen decisiones acertadas en este nuevo paradigma profesional en el que nos encontramos.

Sin más, te dejo con las respuestas de Santi a las tres clásicas preguntas de esta sección.

1) ¿Qué pregunta, o preguntas, te habrían ayudado a tomar mejores decisiones en el aspecto personal cuando eras joven?

Por un lado, algunas que me hubiesen ayudado a cuestionarme el pensamiento dominante en mi grupo. Por ejemplo: ¿cuáles son los verdaderos motivos por los que estoy tomando esta decisión?, ¿qué otras alternativas tengo?, ¿estoy siendo yo mismo o me estoy dejando llevar por el grupo? …
Por otro, preguntas que me hubieran hecho tener más en cuenta la opinión de personas interesadas en ayudarme. Como por ejemplo:¿quién me puede ayudar a tomar una mejor decisión?, ¿por qué no le escuchas?, ¿por qué no le preguntas? …

2) ¿Qué pregunta, o preguntas, te habrían ayudado a tomar mejores decisiones en el aspecto profesional cuando eras joven?

Destacaría tres preguntas:

  1. ¿En qué tipo de trabajo seré feliz?
  2. ¿Estoy haciendo / he hecho todo lo que está en mi mano para conseguir un trabajo así?
  3. Si no lo he hecho, ¿de qué narices me quejo?

3) ¿Cuáles son, según tu opinión y experiencia, las claves del éxito profesional y/o personal que debería tener en cuenta un joven?

A un joven le aconsejaría que reflexione sobre qué cosas son las que hace mejor y qué cosas son las que más le gusta hacer, para que luego le resulte más fácil identificar cuál es su «elemento», como diría Sir Ken Robinson. Para ello, también le aconsejaría que dedique tiempo a investigar qué oportunidades pueden estar ocultas ahí afuera, para que se le escapen las menos posibles. Que cuide desde joven su capital relacional, que más adelante le puede ser de mucha ayuda. Y que vigile el «tatuaje digital» que pueda estar dibujando sobre su persona con su comportamiento en la Red.

Pero, sobre todo, le aconsejaría que invierta en adaptabilidad, buscando o provocando situaciones que le saquen de su zona de confort, abriéndose a nuevas experiencias y a diferentes puntos de vista, y cultivando el pensamiento crítico, que tanto necesitan hoy en día las organizaciones.

Muchas gracias, Santi  🙂

El Valor del Conflicto en las Soluciones Creativas

numerosletrasPor las buenas ideas y la verdadera innovación, que necesita la interacción humana, conflicto, discusión, debate. Margaret Heffernan

Te confieso que he odiado los conflictos, que he tratado de huir de las situaciones de tensión, que me considero una pésima negociadora y que a lo largo de mi vida he tratado de evitar a esas personas que, desde mi punto de vista, parecían disfrutar con el enfrentamiento. Pero eso ha cambiado. No puedo decir que me gusten las disputas, sigo siendo de naturaleza pacífica pero, a día de hoy, entiendo el conflicto como parte del proceso de mejora de las organizaciones.

Es habitual que el conflicto aparezca en los procesos de cambio. Por este motivo me parece importante vivirlo como un medio para la búsqueda de soluciones creativas y enfrentarme a él con confianza y paciencia, entendiéndolo como el principio de un proceso y nunca como un obstáculo que pone fin a la innovación.

Probablemente la sociedad, la familia y el sistema educativo nos han acostumbrado a ser dóciles y obedientes pero, en el siglo XXI, saber gestionar el cambio, así como tener la habilidad de hacer del conflicto un dialogo constructivo, son competencias cruciales para superar con éxito el momento actual.

He observado que uno de los problemas que impiden que pasemos del enfrentamiento infructuoso a la conversación vehemente y fructífera es dónde fijamos nuestra atención en situaciones de conflicto.

Trataré de explicarme con un ejemplo sencillo. Si pregunto a un grupo de personas qué hay en la foto, algunas me dirán algo parecido a que son letras diferentes, creadas con distintos números, y otras que son vocales, creadas a partir de números.

Las personas que contestan que se trata de diferentes letras creadas por diferentes números, son las que han fijado su atención en los aspectos que diferencian los objetos. Por el contrario, las que han contestado que se trata de vocales creadas por números, están fijando la atención en los criterios que tienen en común los objetos de la foto.

Si en un grupo nos encontramos con personas que fijan su atención en los matices que les separan es muy probable que salten chispas y que parezca que es imposible llegar a acuerdos. Por el contrario, si se trata de personas que fijan su atención en lo que las une y pasan por alto lo que las separa, es posible que no sientan la necesidad de ser creativos y se conformen con acuerdos de mínimos.

Tener personas que sean buenas detectando matices que evidencian lo que nos separa aporta información y amplía el área de mejora. A su vez, tener personas hábiles encontrando puntos de unión ayuda a ir construyendo acuerdos que buscan el ganar- ganar y mantienen la conversación en tono constructivo.

Ayudar a que las personas tomen conciencia de lo que las une y de lo que las separa en un conflicto es una forma de aportar claridad y contribuye a la búsqueda de soluciones creativas. En ocasiones, si observamos que en el grupo no hay la suficiente diversidad como para que surja la información de manera espontánea, también la podemos obtenerla por medio de dos sencillas preguntas:

Sabemos que la inteligencia colectiva y la diversidad pueden ir vinculadas al conflicto pero también sabemos que el conflicto puede ser un gran aliado para resolver problemas complejos.

Inteligencia Colectiva y Diversidad

por: Tom Magliery

por: Tom Magliery

“Lo que me parece bello, lo que me gustaría hacer, es un libro sobre nada, un libro sin ataduras exteriores,…; un libro que apenas tendría argumento o, por lo menos, cuyo argumento sería casi invisible, si algo así es posible”

Gustave Flaubert. Carta a Louise Colet, 16 de enero de 1852 Fuente: fragmentos escrito

Este post pertenece a una conversación que promueven hobestncuentraBegirada y que puedes seguir en twitter con hashtag #begifem

Cuando pienso en escribir una colaboración sobre feminismo + transformación organizacional lo primero que me planteo es la necesidad de actualizar lo que significan estos dos conceptos a día de hoy. Para mí, son de esos conceptos que necesitan ser reciclados. Trataré de explicarme para así poder entenderme y hacerme entender.

Por un lado, aquellas mujeres que lucharon por el derecho a la educación, al voto y, en definitiva, el derecho a la igualdad, peleaban contra las creencias y los valores de la mayoría de la sociedad. A día de hoy, y hablo de mi entorno únicamente, aunque queden muchos compromisos que renegociar, hombres y mujeres compartimos el deseo de crear una sociedad en la que los niños y las niñas tengan las mismas oportunidades y que, cuando les toque hacerlo, estén preparados para compartir la responsabilidad de construir una sociedad más justa. Yo personalmente no recuerdo haberme sentido discriminada y comparto con la gran mayoría, por no decir la totalidad, de los hombres que conozco un profundo sentimiento de repugnancia por la violencia de género, por las terribles situaciones de abuso, por la desigualdad de oportunidades y por las injusticias.

Con esto quiero decir que el feminismo no es lo que era.

Por otro lado, transformación organizacional. Estamos viendo cómo las estructuras sólidas se tienen que adaptar a los tiempos líquidos y cómo los tradicionales métodos jerárquicos para introducir cambios en las organizaciones son ineficientes. A día de hoy sabemos que, si un sistema es estable es resistente al cambio y que las personas solo cambian si quieren hacerlo.

Con esto quiero decir que el concepto de transformación organizacional no es lo que era.

La hibridación de estos conceptos, feminismo + transformación organizacional, me lleva a reafirmarme en la idea de que el auténtico cambio a día de hoy, organizacional o social, tienen que ver con las personas y con la inteligencia colectiva.

El cambio que hoy necesitamos, comienza por el cambio personal, continúa con una renegociación de compromisos y termina con un cambio estructural y social; y no al contrario.

El cambio que la mayoría de nosotros queremos ver en la sociedad y en las organizaciones tiene que ver con personas más felices que se aceptan tal y como son, se enriquecen con la diversidad y crean lazos humanos de suma positiva. Y, en mi opinión, todo empieza por descubrirnos a nosotros mismos, aceptar nuestra identidad y constatar que somos diferentes a los roles preestablecidos. Porque cuando nos damos cuenta de que ninguno de nosotros se ajusta a “un molde”, nos damos cuenta también de que nos enriquecemos y nos complementamos unos a otros.

En mi opinión, el verdadero cambio, organizativo o social, llegará cuando superemos la simplificación que implica dividir a la sociedad en hombres y mujeres, tomemos conciencia de que existen múltiples formas de ser persona y descubramos toda la riqueza que encierra la diversidad del ser humano.

#ForoRedca1 ¿Gestión del cambio? Una mirada artesana

Salon_del_Alto_Consejo_JediCon todos nosotros la Fuerza esté, y pueda ser nuestra la paz de este templo, un lugar abierto a la reflexión y a la palabra, el reino del respeto mutuo, y un paraíso para compartir nobles propósitos, tomemos estos asientos juntos, sin nadie por encima de nosotros, podamos trabajar unidos y libres de las limitaciones de nuestro ego y de la envidia en esta reunión y puedan unirse todos los demás.»  Star Wars

Para mi, el pasado 5 de Julio, la Universidad de Deusto se transformó en lo que podria ser un templo Jedi en el que los «Maestros Artesanos» compartieron sus múltiples visiones sobre la gestión del cambio en lo que se llamó #ForoRedca1.

Si las consecuencias nos muestran el significado de las cosas, #ForoRedca1 puso de manifiesto la coherencia entre La Declaración de Consultoría Artesana y lo que hacen los Consultores Artesanos.

Me he traído la maleta repleta de grandes ideas, me he divertido, he aprendido y tengo la sensación de haber vivido una experiencia que marcará un antes  y un después en mi vida.

Un puzzle de emociones y de ideas que buscan su lugar, que van sedimentando alrededor del hecho de que las creencias y las organizaciones están sujetas al cambio continuo porque las personas somos cambio.

No me considero capaz de resumir todo lo que allí se dijo porque las ponencias que Alberto BarberoJosé Miguel BolívarJuanjo BrizuelaAsier GallastegiJulen Iturbe-OrmaetxeAntonio José MasiáManel MuntadaNacho MuñozAmalio Rey y M.Jesús Salido nos regalaron, aunque fueron cortas, de apenas 13 minutos, estaban repletas de las ideas y las preguntas fueron muchas, al más puro estilo Yoda. Por tanto, solo intentaré compartir una idea de cada uno de los ponentes como ejemplo de las perlas que me traje de allí.

De Mª Jesús Salido, que existe un nuevo contexto de estructuras conectadas, globales y digitales que generan la necesidad de replantearnos TODO.

De Amalio Rey,  que la resistencia es señal de cambio significativo y que todo empeora antes de mejorar.

De Nacho Muñoz, sus sabios consejos frente a la adversidad: saltar obstáculos, entender los problemas como retos, apostar por la serendipia y experimentar.

De Manel Muntada, dinamita para los cimientos de las estructuras tradicionales: «las personas son irresponsables cuando se les permite pensar que otra figura con autoridad asume la responsabilidad».

De Asier Gallastegi, que hay que gestionar al miedo y pelearse con el control y que el cambio positivo es una suma de círculos virtuosos.

De Juanjo Brizuela, que el branding va de conectar. Que cuando hay comunicación, hay confianza, hay feedback y hay  respuestas.

De Jose Miguel Bolivar, que la productividad ya no es lo que era porque el trabajo y las organizaciones han cambiado y que por eso, ahora, es el momento de la productividad centrada en las personas.

De Antonio José Masiá, que las personas somos cambio y mucha curiosidad por qué ocurrirá cuando las personas seamos el centro de las organizaciones.

De Julen Iturbe-Ormaetxe, tres preguntas potentes: «¿qué es lo que no cambia? ¿Sería lógico cambiar cuando las cosas van bien? ¿Es no cambiar, cuando todo cambia, una estrategia de cambio?

De  Alberto Barbero, que todas las personas tienen una wifi emocional y que el optimismo realista es el mejor disolvente del miedo.

Y por ultimo añadir que me siento afortunada y feliz por haber estado allí y por ser Consultora Artesana.

Música y Coaching con Peter Hollens

Hace poco tiempo una amiga me enseñó un video a Peter Hollens y quedé impresionada. Este chico canta «a cappella», crea música únicamente a través de su voz, hace todas las voces y monta él los vídeos. El resultado es espectacular.

Como me encanta, le he pedido a Google que me cuente cosas sobre él y he descubierto que es de Oregón y que tiene una licenciatura de Música en interpretación vocal.

Me imaginé que, posiblemente, los principios de este chico no fueron fáciles. Estoy segura de que más de uno le dijo que eso de cantar «a cappella» estaba pasado de moda, que la industria de la música estaba en crisis, que lo que quería hacer no tenia ningún futuro y quién sabe cuántas cosas más.

Es probable que, cuando el joven Peter les decía que quería cantar, que lo haría sin instrumentos, que el mismo montaría los vídeos y los colgaría de Youtube, sus vecinos de Oregón  le miraran como si estuviera loco. Pero Peter decidió arriesgar por su idea, perseverar, dejarse llevar por su intuición, hacer aquello que le apasionaba y tomar sus propias decisiones.

Hay cuatro preguntas que Peter Hollens respondería sin dudar:

  • ¿Qué se me da bien?
  • ¿Qué me apasiona?
  • ¿Qué quiero hacer?
  • ¿Cómo lo haré?

Y tú, ¿sabes la respuesta a estas preguntas?

Te dejo a continuación uno de sus fantásticos vídeos.