Doce porqués para un Coach

«Quien quiera enseñarnos la verdad que no nos la diga. Que nos sitúe de tal modo que la podamos descubrir nosotros mismos» José Ortega y Gasset

El viernes pasado le explicaba a un joven que un coach considera a su cliente el experto en su vida y en su trabajo, y que el coaching sirve para obtener mejores resultados, para aumentar el rendimiento, el bienestar y para diseñar un plan de estudios o de carrera que sea consecuente. Después de escucharme con atención, el jóven me preguntó: ¿Y si yo soy el experto en mi vida para qué necesito un coach para conseguir mejores resultados?

En aquel momento, mi respuesta aunque correcta me sonó a folleto de marketing, algo como:

-Pues para  ayudarte a identificar recursos, fortalezas, habilidades, motivación, y bla, bla, bla… Todas aquellas palabras no conseguían explicar lo que yo he visto y vivido en los procesos de coaching.

Ahora, desde un nivel de análisis más profundo, me gustaría explicar por qué gracias al trabajo del coach obtienes beneficios muy positivos.

  • Porque el coach te enfrenta con tus modelos mentales. Muchas de las limitaciones que estás viviendo han sido creadas por tus modelos mentales y si se producen cambios en ellos esas limitaciones desaparecen
  • Porque en el proceso de coaching te invito a descubrir los motivos por los que quieres dar lo mejor de ti mismo
  • Porque como coach te ayudo a tomar conciencia de tus cualidades y de tus recursos para aprender a usarlos en tu propio beneficio
  • Porque gracias al coaching sientes las consecuencias de alcanzar tus objetivos para tener una visión más completa y motivadora
  • Porque en ocasiones, un compromiso contigo mismo no es suficiente para hacer las cosas y necesitas comprometerte con otra persona
  • Porque una buena manera de aclarar tus ideas es compartirlas con otra persona para, después de expresarle todas  las alternativas posibles, poder decidir con mayor seguridad
  • Porque te ayuda a tomar conciencia de tus fortalezas y oportunidades para construir estrategias de desarrollo personal
  • Porque tu coach te muestra las conductas que te ayudan a conseguir tus objetivos y te cuestiona las que te lo impiden
  • Porque de una forma muy sencilla, por medio de la conversación, te descubres a ti mismo, descubres tu potencial y tu fuerza
  • Porque tras un proceso de coaching has desarrollado el hábito de pensar y actuar por objetivos
  • Porque como coach te muestro la conexión, o la contradicción, entre tus acciones, tus creencias y tus valores
  • Porque es muy motivador poder compartir y planificar con una persona que confía en que puedes llevar a cabo lo que te propongas para hacer realidad tu pasión

Eric Emerson Schmidt, director de Google, dice que a todas las personas les resultaría útil un coach, ¿y tú?

Milton Erickson, PNL, Coaching y la Pantera Rosa.

«Si tú estás tratando con dos personas de la misma forma, por lo menos a una la estás tratando mal.» Milton Erickson

Siempre tengo muy presente esta frase cuando estoy preparando mis sesiones de coaching. Pertenece a Milton Erickson, médico e hipnoterapeuta estadounidense y una de las principales influencias de la programación NeuroLingüística (PNL).

De Milton Erickson se ha dicho que era una persona sagaz, imaginativa, original y creativa.

Un hombre asombroso, que entendía la flexibilidad como estrategia para conectar con la singularidad y la individualidad de cada persona.

Erickson distinguía entre la intención o propósito de una conducta y la conducta en sí y suponía que había una intención positiva detrás de cada conducta.

A mí, descubrir la intención positiva de mis actos, me aporta auto-conocimiento.

Tener presente la intención positiva en la conducta de los demás ayuda a una comunicacional más fluida y mucho más productiva.

¿Crees que toda conducta tiene como objetivo conseguir algún beneficio?

¿Te has parado a pensar en la intención positiva de las conductas que no te gustan de ti mismo?

¿Puedes satisfacer esa intención positiva de alguna otra forma y así poder cambiar la conducta?

¿Qué cambia cuando entiendes la intención positiva de las conductas de las personas con las que te relacionas?

 

Coaching y Modelos Mentales

No podemos resolver los problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando se crearon. A. Einstein

por: Fibonacci

En ocasiones nuestros problemas son la suma de lo que nos pasa y de lo que pensamos sobre ello. Incluso nos podemos encontrar con situaciones angustiosas generadas por nuestros pensamientos sin que exista ningún hecho real que lo justifique.

Los modelos mentales son esas ideas que consideramos verdaderas, que guían nuestros actos y  que dan significado a nuestro mundo. Esas creencias pueden ser tanto positivas para nosotros como negativas.

Es bueno estar alerta y mantener vigilados a nuestros modelos mentales porque influyen en nuestra actitud a la hora de afrontar los acontecimientos y en consecuencia en los resultados que obtenemos.

Me parece importante poner en duda todas las generalizaciones negativas que hacemos sobre nosotros mismos y sobre nuestras capacidades porque, en mi experiencia, rara vez son hechos indiscutibles. Incluso podemos estar frente a limitaciones autoimpuestas que sólo existen en nuestra cabeza como el triangulo de Kanizsa.

Os dejo un esquema con un ejemplo de una de las estrategia que empleo, en las sesiones de coaching, para ayudar a los jóvenes a conseguir sus objetivos y a cuestionar sus modelos mentales limitantes.

1. Identificar el problema o la situación

Ejemplo: Necesito mejorar mis calificaciones

2. Fijar un objetivo claro frente al problema.

Ejemplo: Tengo que aprobar las Matematicas

3. Preguntar¿Qué es lo que te está impidiendo alcanzar el objetivo? /¿Que factor o factores te impiden conseguir lo que quieres?

Ejemplo de posibles respuestas:

No tengo los apuntes

Se me dan mal las matematicas

No entiendo al profesor

Tengo un partido el día antes del examen

4. Separamos factores externos de factores internos (auto-limitaciones)

Externos del ejemplo:

No tengo los apuntes

– Tengo un partido el día antes del examen

Internos del ejemplo:

Se me dan mal las matemáticas

No entiendo al profesor

5. Decidir acciones para solucionar los factores externos:

– ¿Qué quieres hacer para conseguir los apuntes?

– ¿Qué alternativas tienes para solucionar el que el partido sea el día de antes del examen? ¿Cuál de ellas decides?

6. Cuestionar cada uno de los factores limitantes internos. (En general, cualquier pregunta que cuestione con respeto)

– Ejemplos para no entiendo las Matemáticas:

¿Hay alguna parte de las matemáticas que se te de bien? o ¿ Alguna vez te han resultado sencillas las matemáticas? o ¿ hasta que punto es importante para aprobar el examen ser un  friki de las matemáticas?

– Ejemplos para no entiendo al profesor:

¿Utiliza palabras complicadas? o ¿ Qué tendría que cambiar para entender a tu profesor? ¿ Puedes escuchar lo que dice? o ¿ Le entiendes cuando le pides que explique de nuevo lo que no entiendes?