Si prefieres la mala suerte no leas esto

suerte por Amarand Agasi«No se trata de que las personas de éxito sean felices, sino de que las personas felices tienen más éxito» Richard Wiseman

Tener la actitud adecuada puede ser la clave para la buena suerte. Richard Wiseman en su libro «Nadie nace con suerte: el primer estudio científico que enseña a atraer y aprovechar la buena fortuna» nos dice que las personas con «buena suerte» tienen actitudes y comportamientos parecidos y aquellos que tienen «mala suerte» tienden a presentar rasgos opuestos.

El Dr. Wiseman ha realizado experimentos con cientos de personas y su investigación le ha llevado a concluir que la gente no nace con suerte, sino que la atrae y aprende a controlarla e incluso a aumentarla.

Para preparar el cóctel de la buena suerte de Wisman necesitas:

  • Disfrutar de un pensamiento optimista
  • Vivir favoreciendo que sucedan cosas positivas
  • Ser flexible ante la vida
  • Mantenerte atento a las oportunidades que se te presenten
  • No repetir el sitio de vacaciones
  • Aprender técnicas de relajación
  • Combatir los sentimientos negativos
  • Fomentar las relaciones con tus amigos y ampliarlas
  • Mostrar una buena imagen
  • Ofrecer un lenguaje no verbal cautivador
  • Dividir las metas en etapas

Los cuatro principios que caracterizan a las personas afortunadas son:

  1. Maximizan las oportunidades cuando surgen, saben ver, aprovechar y crear oportunidades. Son expertas en crear, fijarse y actuar de acuerdo con las oportunidades. Tienen una actitud abierta hacia la vida y las personas.
  2. Son muy efectivas a la hora de prestar atención a su intuición y trabajan para estimular sus habilidades intuitivas.
  3. Tienen confianza y esperan un resultado positivo. Crean una serie de profecías de autorrealización.
  4. No permiten que las dificultades les dobleguen, gracias a su actitud transforman la mala suerte en buena. Actúan para tomar el control de la situación cuando las cosas son desfavorables y ven el lado positivo de lo que ocurre.

Si como vemos la «buena suerte» depende de uno mismo y es nuestro comportamiento y nuestra actitud la que determina nuestra buena fortuna, parece evidente que, podremos mejorar nuestro destino realizando ajustes en determinadas actitudes.

Te dejo unas pocas preguntas por si quieres pensar más detenidamente sobre este tema:

¿Cómo haces para ver, aprovechar y crear oportunidades?

¿De qué maneras puedes estimular tu intuición? ¿Cómo vas a gestionar tu intuición para que sea más efectiva?

Cuando esperas resultados positivos ¿Qué haces? ¿Cómo te sientes? ¿Qué acciones concretas emprendes?

¿Cuáles son tus recursos para superar dificultades?

¿Qué tiene de positivo tu situación actual? ¿Qué vas a hacer para aprovecharlo?

¿Quieres ser más inteligente?

Aunque es evidente que la inteligencia innata existe, a día de hoy sabemos que nuestro cerebro, el órgano responsable del aprendizaje, se adapta a tu actividad y cambia su estructura. Descubrir la plasticidad cerebral nos ha confirmado que tenemos la posibilidad de ser más inteligentes. Pero, ¿qué es ser más inteligente?

A día de hoy tenemos múltiples modelos que tratan de explicar lo que es la inteligencia. Para mí, los más significativos son cuatro:

  • El más tradicional, asociado al conocimiento, que podemos definir como la capacidad de entender, asimilar, elaborar información y utilizarla para resolver problemas
  • El concepto de inteligencia emocional, como la capacidad para gestionar nuestro instinto y nuestras emociones para que estén en sintonía con nuestro pensamiento, y además identificar y comprender los pensamientos y los sentimientos de los demás.
  • El modelo de Howard Gardner de las inteligencias múltiples que nos dice que cada persona tiene por lo menos ocho inteligencias y desarrolla unas más que otras.
  • Y la inteligencia ejecutiva de José Antonio Marina: como aquella capacidad que nos permite saber dirigirnos hacia el lugar correcto y conseguir metas a largo plazo.

Personalmente tengo una visión integradora de todas ellas y, además, entiendo que todas ellas deben estar presentes en un proceso de coaching.

Iré repasando cada una de ellas desde el prisma del coaching:

  1. Inteligencia como capacidad para resolver problemas. Una de las misiones del coach es desafiar y retar para buscar nuevos comportamientos y acciones. El coach está retando tu inteligencia cada vez que te pregunta: ¿Y de que otra manera puedes hacerlo? ¿Qué vas a hacer para solucionar esa situación? ¿Cómo vas a averiguar lo que necesitas saber? ¿Cómo quieres aclarar esta situación?…
  2. La inteligencia emocional entra en juego cuando tu coach te anima y explora para que expreses tus sentimientos y emociones haciendo preguntas del tipo: ¿Qué tipo de sensaciones físicas experimentas en esa situación? ¿Cómo te sientes cuando….? ¿Qué intención positiva tiene esa emoción? ¿Qué emoción quieres tener y en qué situaciones aparece dicha emoción?….
  3. El modelo de Howard Gardner está presente en la filosofía del coaching, ya que trabajamos desde la individualidad. Nuestra materia para trabajar son tus cualidades y te animamos a expresar todo tu potencial desde aquello que te hace sentir bienestar.
  4. Y, por último, el concepto de inteligencia ejecutiva. El desarrollo, en concreto, de esta inteligencia es para mí uno de los principales beneficios de cualquier programa de coaching para jóvenes, aunque es evidente que es importante para todos. El coach desarrolla la inteligencia ejecutiva porque, mientras consigues tus resultados, aprendes la forma de llevar a cabo tus proyectos y tomas conciencia de las consecuencias de dirigir correctamente tu comportamiento. Y esto lo conseguimos, principalmente:
    • Haciendo preguntas que te lleven a desarrollar tu capacidad para definir correctamente los objetivos
    • Indagando, desarrollando y descubriendo tus recursos
    • Buscando el aprendizaje, tanto en la toma de decisiones como en las estrategias que te permiten obtener resultados
    • Preguntándote para que tomes conciencia de cuando has conseguido tus objetivos
    • Enfrentándote con tus valores y tu propósito para que puedas decidir si tus metas han dejado de tener sentido
    • Gestionando el progreso y la responsabilidad

Tener una mayor conciencia sobre nosotros mismos, nuestros valores y «nuestro elemento» son muy importantes pero todo puede quedar en una ilusión si no somos capaces de saber cómo conseguir resultados a medio y largo plazo.

Un nuevo año para lo que tu quieras

Quiero empezar el año deseándote lo mejor para este 2013 que tenemos recién estrenado.

También quiero felicitarte por todo lo que has conseguido hasta ahora y animarte a seguir buscando la manera de hacer realidad tus deseos.

Aprovecho este día para dejarte el «Top 10» de lo más leído durante el 2012 en este blog:

Decide tu futuro profesional

El poder de la imaginación

Coaching para la Educación del Futuro

Coaching y Modelos Mentales

La Esencia del Coaching para Jóvenes

Un examen de Inteligencia Emocional

 

Qué te dice la PNL sobre tus proyectos

Coaching: Liderar el cambio en las organizaciones con Robert Dilts

Coaching y Entrevista de Incidentes Críticos

Liderazgo Joven e Inteligencia Colectiva

Y para terminar este post y empezar el año, un video: «Esta es tu vida. Haz lo que amas, y hazlo con frecuencia.»

 

Organizaciones a la Moda y Creando Tendencia

 

 

 «Empecé a darme cuenta de que en la vida diaria pasaba mucho tiempo conversando. Al comienzo ese conversar me parecía como un obstáculo para el trabajo ‘real´. Pensaba que el trabajo real consistía en calcular, organizar, programar… Luego me di cuenta de que ese conversar era trabajo y que estas conversaciones tenían consecuencias. En aquel tiempo no tenía la noción del lenguaje como invención y constitución de la realidad; lo que yo llamo el papel ontológico del lenguaje vino después.» Fernando Flores

¿Te has fijado en el exquisito cuidado con el que las empresas se muestran al mercado?

Escuchando al mercado, yo diría que esta temporada se llevan las organizaciones innovadoras, alegres, juveniles, con un toque 2.0, respetuosas con el medio ambiente y ágiles para adaptarse a una época de cambios.

Las marcas, conscientes de la importancia que tienen las emociones en las personas, utilizan el lenguaje de las emociones positivas. Cuidando su imagen al detalle y desfilando radiantes y a la última moda, nos lanzan mensajes que tratan de despertar en nosotros el más irracional instinto consumidor.

Es evidente que las marcas creen firmemente en uno de los postulados del Coaching Ontológico:

“El lenguaje no sólo describe la realidad, sino que por medio de él se genera la realidad”

Son muchos los mensajes que las organizaciones lanzan de puertas para fuera, pero ¿cómo se comunican las organizaciones de puertas para adentro? ¿Cuidan las empresas con el mismo esmero los mensajes emocionales que llegan a sus empleados en el día a día? ¿Son conscientes los lideres de equipo del lenguaje que utilizan y de cómo está afectando a las personas con las que trabajan? ¿Qué realidades estás creando con tu lenguaje?

Probablemente, el mayor desafío al que se enfrentan las empresas a día de hoy es ser capaces de instaurar el trabajo colaborativo dentro de su organización, y el trabajo colaborativo solamente es posible en un entorno «emocionalmente fértil».

Si realmente las organizaciones quieren actualizarse tendrán que empezar a cambiar por dentro y no solamente de puestas para afuera.

¿Cómo debería ser la educación del siglo XXI?

  “La emoción dirige la atención, y la atención dirige el aprendizaje” Robert Sylwester

El pasado 25 de septiembre tuve el privilegio de estar invitada a la mesa que se celebró en Madrid con motivo del VII Encuentro Internacional EducaRed 2012.

El proyecto integra 18 meses de debate con actividades, intercambio y talleres en red. Es un encuentro que organiza Fundación Telefónica ofreciendo un espacio de diálogo que busca dar respuesta a la pregunta: ¿Cómo debería ser la educación del siglo XXI?

Desde Madrid participamos en una interesante y rica conversación en la que todos, el público, el moderador de la mesa (José de la Peña) y los invitados (Rafael Bisquerra, Lucía Ema y yo), compartimos nuestra experiencia, conocimiento y vivencias.

El encuentro, desde Medellín, contaba con la presencia de Richard Gerver, de quien me gustaría resaltar una frase con la que me siento completamente identificada:

  • Aprender es el regalo más poderoso que podemos dar a nuestros jóvenes

Como resumen del evento, os dejo el vídeo con la síntesis que José de la Peña ha realizado sobre Inteligencias Múltiples y La Educación Integral en la Era Digital, enmarcado en este debate sobre la educación del siglo XXI.