Coaching de carrera

El otro día escribí sobre el modo de tomar decisiones utilizando un procedimiento lógico. Esta semana quiero mostraros otra forma menos formal.

Es muy sencillo. Para empezar sólo necesitas poner en marcha tu imaginación y un lugar donde poder escribir.

Tomaré el ejemplo de un joven que está tratando de decidir su futuro profesional.

Le pido que conteste:

  • ¿A qué te quieres dedicar que te hace feliz? (anota las primeras ideas que aparecieron en tu mente de manera impulsiva)
  • ¿Tienes el presentimiento de que sería muy bueno dedicarte a…?
  • ¿Los demás me dicen que me debería dedicar a…? (si no conoces lo que piensan las personas de tu entorno, pregúntales)
  • ¿Si analizo mi trayectoria, mis experiencias, mis capacidades y mi carácter yo me debería dedicar a…?
  • ¿Si me fijo en las necesidades del mercado, en la tendencia de la sociedad, si escucho lo que dicen los expertos yo me tendría que dedicar a…?
  • ¿Cómo sería mi futuro profesional dentro de 10, 20, 40 años si dejo que la corriente decida por mí?
  • ¿Cómo sería mi futuro profesional si sigo un plan? ¿Cómo es ese plan?

Para terminar revisa tus notas y toma tu decisión. Puede ser interesante, tener en cuenta varias posibilidades. El futuro es incierto por lo que es recomendable contar con varias alternativas. Piensa también en un «plan B»

Ten en cuenta que no hay buenas ni malas profesiones. Lo importante es encontrar la tuya.

Lo que para algunos es fantástico para otros puede ser el peor oficio del mundo.

Si no lo crees mira este vídeo:

Cambiando Paradigmas en Educación

Publico por segunda vez en este blog un video de Ken Robinson.

Sir Ken Robinson es autor de numerosas obras relacionadas con la educación, experto en el desarrollo de la creatividad, asesor en materia de educación y conferenciante. Él sostiene que lo que nos impulsa al éxito personal es la interrelación entre talento, pasión, actitud y oportunidad.

En 2010 The Royal Society for the encouragement of Arts (RSA), realizó esta animación basada en los discursos de Robinson sobre el cambio de paradigmas en educación. Durante su primera semana en YouTube lo vieron cerca de medio millón de veces. El miércoles 12 de enero lo encontré en el blog Humanismo y Conectividad en español.

Espero que lo disfrutéis:

Mi parte preferida:

Debemos pensar diferente sobre la capacidad humana

Tenemos que superar esta vieja concepción sobre lo a académico y lo no académico, abstracto, teórico, vocacional y ver lo que es: un mito.

Y en segundo lugar, debemos reconocer que la mayoría del gran aprendizaje es en grupos donde la colaboración es la fuente del crecimiento. Si atomizamos a la gente, si la separamos , creamos una especie de disyunción entre ellos y su ambiente natural de aprendizaje

Coaching y pensamiento sistémico para el 2011


por: shooting chris

«En vez de mirar a las personas como seres que se limitan a reaccionar sin alternativas, las miramos como partícipes activos en el modelado de la realidad». Peter Senge

Empezamos el nuevo año y muchos de nosotros nos proponemos conseguir nuevos objetivos en nuestra vida. Esto supone introducir cambios en nuestro “sistema

Desde el punto de vista del pensamiento sistémico, nuestra vida es un entramado similar al de una tela de araña. Cada uno de nosotros está conectado a otras muchas cosas y personas que forman nuestro sistema.

Muy probablemente nuestro sistema esté formado por:

  • Trabajo
  • Pareja
  • Hijos
  • Familiares
  • Amigos
  • Relaciones sociales
  • Deporte
  • Ocio
  • Estudios

Los amantes del riesgo lo pueden complicar con:

  • Actividades en mundos 2.0
  • Pluriempleo
  • Varias relaciones sentimentales simultáneas
  • Actividades solidarias
  • …..

Da igual lo complejo que sea nuestro sistema. Si es estable, es resistente al cambio.

Desde este enfoque nuestros propósitos de año nuevo son cambios que afectan al equilibrio del sistema. Introducimos cambios en nuestra vida mientras  mantenemos tensión en el sistema. Cuando dejamos de ejercer presión todo vuelve a ser como al principio. Esto explica el porqué la mayoría de nuestros propósitos de año nuevo terminan siendo un fracaso.

De manera que, si queremos introducir un cambio, tenemos que luchar contra las maquiavélicas artimañas del sistema que, de forma inevitable, peleará por mantenerse en equilibrio.

Entonces, ¿cómo podemos conseguir llevar a cabo nuestros objetivos de año nuevo?

Se trata de averiguar cómo funciona el sistema y predecir su comportamiento para introducir un cambio rápido y drástico cuya consecuencia sea un sistema estable.

Si estas pensando empezar un máster, aprender un nuevo idioma, ir al gimnasio o cambiar de pareja, antes de empezar a luchar en vano contra el sistema, analiza todas las variables que influyen en el cambio.

Una última advertencia: ten presentes las consecuencias. Cualquier cambio en un sistema provoca «efectos secundarios»; cualquier modificación que introduzcas afectará a otras partes del sistema que, a su vez, afectarán a otras más alejadas del cambio.

Te sugiero que te preguntes:

  • ¿Cómo afecta el cambio al resto de cosas y personas que influyen en mi vida?
  • ¿Qué es lo que frena el cambio?
  • ¿De qué forma el sistema se resiste al cambio?
  • ¿Dónde hay que intervenir para obtener el mejor resultado con el menor esfuerzo?

Observa las conexiones que «sujetan» la parte que quieres cambiar, córtalas y el cambio resultará fácil.