La Fuerza Centrífuga Del Talento

por:inabeanpod

Este es un artículo publicado en sharismo simultáneo con Ramón Balterra

Sabemos que tienes talento, nos damos cuenta de tus habilidades. Probablemente todos se hayan dado cuenta de lo buen@ que eres en muchas cosas. Nos sorprendemos de la naturalidad con la que actúas. Podemos ver que lo hiciste sin esfuerzo.

Hay personas que nunca se atrevieron a mirarse en el espejo de su talento. Como es una hermosa forma de reconocerse, siempre he pensado que no deberíamos renunciar a esa posibilidad. Convivimos con nuestras excelencias aceptándolas humildemente. Dicen que quien posee unos bonitos ojos, nunca termina de ser consciente, porque esa belleza se suele apreciar como una fuerza centrífuga, de dentro a fuera. Uno escruta su propio rostro y no entiende el don que le ha sido otorgado.

Sin embargo, todos tenemos preciosos talentos que aprovechar, talentos que están esperando una mirada objetiva sobre nosotros mismos. Destrezas insólitas que desarrollamos de forma inconsciente. Tesoros inigualables que no sacamos a pasear por supuesta indignidad. Y así quedan, en la cuneta de lo íntimo, ese territorio vecino del abandono.

Te invito a emprender un viaje, una aventura en busca de tesoros. Ya tienes el mapa del tesoro, sólo tienes que mirarlo con atención, y ver todas esas habilidades innatas, esas sencillas estrategias que son tu talento. Estamos seguros de que encontraras ese tesoro porque nosotros ya lo hemos visto en ti.

¿Y si entrenáramos más el músculo de nuestras virtudes? Esas habilidades que llevamos con nosotros, que resistirían cualquier comparación, que de cuando en cuando surgen llenas de ingenua naturalidad. ¿Y si diéramos la grandeza que merece a las sorpresas que nos teníamos reservadas para uso personal? Asumiendo que existen en nuestro corazón fortalezas sólo insospechadas para los demás. O acaso intuidas, pero siempre lamentablemente infrautilizadas.

¿Qué ves cuando te miras en el espejo del talento?

¿Qué oyes frente a ese espejo?

¿Cómo te sientes cuando tienes frente a tus ojos todo tu talento?

8 factores a tener en cuenta para decidir

Nuestra vida es el resultado de las decisiones que hemos tomado.
Peter M. Sengue autor de La Quinta Disciplina nos dice:

Los problemas de hoy derivan de las “soluciones” de ayer

Si quieres, la próxima vez que te encuentres con un problema te puedes preguntar:
¿Qué decisión tomé en el pasado que me ha traído este problema?

Recuerda que nuestra vida es un sistema y que lo que hacemos y decidimos en un área puede afectar a todo el sistema.
Tomar decisiones acertadas es la mejor forma de evitar problemas. Una forma de saber si la decisión que hemos tomado es la correcta es examinar las consecuencias de nuestra decisión.
No he encontrado la pócima que nos hace infalibles a la hora de decidir pero creo que es bueno seguir estos ocho puntos:

  1. Ten en cuenta los resultados que quieres conseguir con tu decisión. Piensa en tus objetivos
  2. Analiza las consecuencias de tu decisión. Asegúrate de no estar desplazando el problema en el tiempo o a otro aspecto de tu vida
  3. No te engañes a ti mismo y plantea la decisión de forma realista
  4. Trata de ser creativo. Inventa nuevas formas de hacer las cosas; si algo no funciona intenta hacerlo de forma diferente
  5. Analiza la información que tienes para decidir
  6. Escucha a tu instinto y también a tu parte racional y emocional
  7. Ten presente que no decidir también es una decisión y tiene consecuencias
  8. Ten en cuenta todos los aspectos de tu vida a los que afecta tu decisión

Después de decidir planifica tus objetivos de forma realista, cumple con el plan que tú mismo has diseñado y disfruta viendo como tu entorno reacciona a tus acciones. Porque nuestra vida es un sistema conectado con otros sistemas.

¿Qué haces para pensar?

por: focus2capture

Quien no se resuelve a cultivar el hábito de pensar, se pierde el mayor placer de la vida. Thomas Alva Edison

Los jóvenes tomáis decisiones que afectan a vuestro futuro. Tenéis frente a vosotros múltiples posibilidades y de vuestra estrategia depende el conseguir la vida que deseáis.

Pensar es la capacidad que te permite tomar decisiones acertadas y ejercer mayor control sobre tu vida. No renuncies a pensar por ti mismo.

Es importante que conozcas cuáles son tus objetivos y pienses la forma de conseguir los resultados que deseas y las consecuencias de tus actos.

Cada uno de nosotros tenemos nuestro propio sistema para pensar ¿Te has fijado alguna vez en lo que haces cuando piensas?

  • Escribes
  • Paseas
  • Dibujas
  • Recitas
  • Escuchas música
  • Hablas
  • ….

Si te sientes bloqueado a la hora de resolver un problema, puedes facilitar el proceso haciendo lo mismo que haces cuando tu cabeza piensas de forma eficaz.

Si quieres conocer qué haces cuando piensas te propongo que resuelvas estos rompecabezas y observes cómo lo has hecho.

Problema 1

Hay tres cajas cerradas que llevan las etiquetas de:

  • Manzanas
  • Naranjas
  • Manzanas y naranjas

Todas las etiquetas son incorrectas.

Sólo puedes examinar una pieza de fruta de cada caja (no está permitido tocar las de alrededor).

¿Cuántas piezas de fruta tendrá que examinar para poner las etiquetas correctamente?

Problema 2

Tienes un grupo de cartas. Cada una tiene una letra por una cara y un número por la otra. Solo puedes ver una cara de cada carta.

¿Cuál es el número mínimo de cartas a las que tendrás que dar la vuelta para comprobar si se cumple la regla de que las vocales siempre tienen un número par por el otro lado?

E   G   4   9

Las enseñanzas del Maestro Yoda

Los periódicos dicen que en España 909.000 menores de 25 años no tienen trabajo. El paro alcanza al 43.6% de los jóvenes. Las cifras reales podrían ser incluso peores.  Ahora las cosas no son fáciles para nadie y para los jóvenes todavía son más complicadas.

En los momentos difíciles tenemos que dar lo mejor de nosotros. Y para ello es necesario tener claridad de ideas.

Para saber lo que realmente quieres conseguir empieza por revisar todas esas cosas que te has propuesto lograr a lo largo de los últimos años y decide si realmente las quieres hacer o prefieres olvidarte por el momento.

Analiza seriamente cada uno de los propósitos que rondan por tu cabeza. Vacía tu mente de todos los “debería” que has ido acumulando a lo largo de tu vida. Si nunca los has hecho es probable que no estén entre tus prioridades. Todos esos “debería” sólo sirven para hacerte sentir mal.

Tacha de tu lista “de debería” todas aquellas cosas que realmente no te apetece, interesa o motiva hacer ahora.

Y responde a estas preguntas:

  • ¿Sé lo que quiero? ¿Tengo claros mis objetivos?
  • ¿Conozco los proyectos que debo llevar a cabo para conseguir lo que quiero?
  • ¿He decidido qué acciones me llevan a conseguir mis proyectos?

Cuando tengas claro lo que tienes que hacer ¡HAZLO! Tienes que mantenerte firme frente a los compromisos que has adquirido frente a ti mismo.

Planifica tus objetivos de forma realista y cumple con el plan que tú mismo has diseñado.

Como decía el maestro Yoda: Hazlo, o no lo hagas, pero no lo intentes.